Maternidad Express: Sólo a un click

Casi accidentalmente y leyendo una nota publicada por un colega, me apareció esta imagen que me generó distintas sensaciones pero que básicamente,  me llevó a la reflexión sobre todo aquello que queremos tener controlado aún más allá de nosotros mismos.

Pareciera ser que en estas épocas donde todo es rápido y  express, donde la mirada no está puesta en el otro sino que  pareciera haber quedado prisionera de sí misma no pudiéndose levantar de un pequeño aparato que dícese llamar “Smartphone”, algo se nos impone a un click para “no perdernos ni un minuto” de otro algo, que se nos está escapando de las manos.

Daría la sensación de que resulta necesario tener todo controlado, y al alcance de la mano, a un click.   Entonces ahí arremeten nuestros “amiguitos inteligentes” o smartphones, descendientes directos del “homo inteligentus”, para mostrarnos un abanico de aplicaciones para todos los gustos.

Podés monitorear tus contracciones anotando la intensidad del dolor para que el celular mismo te avise en el momento en que debés ir a la clínica a parir, podés contabilizar cuánto tiempo está tu bebé en cada teta y ahora… la nueva aplicación es un monitoreo fetal precioso que emite ondas  directo al corazón de tu bebito próximo a nacer y que te permite monitorearlo a diario.

¿En serio? Sí.

¿Es eso respetuoso? No… o sí lo es, pero para las empresas que fabrican estas aplicaciones.

¿Es esa una práctica ancestral, centrada en el niño próximo a venir a este mundo? No.

¿Es eso vital para vos y tu niño? No.

¿Entra dentro del estilo de embarazo, parto y crianza sin intervención? Claramente no.

Posiblemente muchos consumidores de esta aplicación, luego se encuentren ante la duda sobre cómo proteger a su bebé de los rayos del sol. Menos mal que el amigo inteligente que ya se graduó como  doulo, puericultor, obstetra y ahora cursa las últimas materias para ser psicólogo, todavía no se transforma en crema.

Te cuento algo, es menos nocivo el sol, que las ondas no ionizadas de cualquiera de esos aparatos.

No es ciencia ficción.

No es cuento ni mito urbano.

Es una aplicación real. No tengo idea si funciona y no la probaría jamás.

Lo que sí es real es que según el NCI (National Cancer Institute) Los teléfonos celulares tienen un tipo de energía llamada energía de radiofrecuencia que es una forma de radiación electromagnética.  La radiación electromagnética se puede clasificar en dos tipos: ionizante (por ejemplo los rayos X, el radón y los rayos cósmicos) y no ionizante (por ejemplo, la radiofrecuencia, la frecuencia sumamente baja o la frecuencia eléctrica). Imaginate que si cuando estás embarazada nadie te quiere exponer a Rayos X, lo que sucede con el resto de las radiaciones es bastante similar.

Según esta misma institución, “(…)Se sabe que la exposición a la radiofrecuencia emitida al usar un teléfono celular causa calentamiento; sin embargo, no es suficiente para aumentar la temperatura del cuerpo en forma que se pueda medir. Un estudio reciente mostró que cuando una persona usaba un teléfono celular durante 50 minutos, los tejidos del cerebro del mismo lado de la cabeza donde estaba la antena del teléfono transformaban, por metabolismo, más glucosa que los tejidos del lado opuesto del cerebro. (…)”.

Te recomiendo ver el video que está adjunto al pie de esta entrada y cuyo título es “Efecto de las ondas de un celular en un mineral”.

Claro está que nadie puede arrojar la primera piedra.

Los teléfonos celulares se han transformado en una herramienta importante en la vida cotidiana de todo aquel que quiere estar conectado con el mundo ya sea por temas laborales, porque tiene familiares viviendo en el exterior o por un sinfin de otras cuestiones.

Ahora bien,  el uso criterioso del teléfono celular no es lo que escandaliza sino más bien su abuso.

Me pregunto y te pregunto… ¿no se nos estará perdiendo de vista que la conexión con el mundo y con el otro pasa por otro lado?

Seguramente hay muchas de esas conexiones que son necesarias a través de un celular pero seguramente hay muchas de ellas que no lo son. Por ejemplo…

¿La conexión con ese embarazo, ese cuerpo que está cambiando y metamorfoseándose y con él aparecen distintas versiones de vos misma, ese bebé que se mueve dentro tuyo, no te resultan conexiones  mucho más genuinas y confiables que las ondas electromagnéticas de un teléfono celular?

¿Es necesaria tanta intervención desde tan temprano?

Daría la sensación de que la modernidad viene impregnada de este intento infructuoso de control que se nos escurre todo el tiempo de las manos. La torre de Babel cada vez era más alta y más inaccesible. La película “The Matrix” ilustra muy bien esto con su personaje  “del arquitecto” que observa todo lo que sucede a través de sus monitores.

Volvemos a escondernos otra vez, detrás de las pantallas y en este caso, con esta aplicación ya estamos transmitiendo algo a nuestro bebé porvenir.

¿Pensás que es sin efectos esa intervención tan temprana?

Pienso que quizás sea momento de tomarnos un tiempo para escuchar, registrar y bucear nuestras profundidades en la búsqueda de nuestro propio tesoro personal y ancestral que nos permita conectar con nosotros, nuestra esencia y la sabiduría que tenemos en nuestros genes y en cada una de nuestras células sobre miles de generaciones que nos precedieron y que se adaptaron a la adversidad sin la necesidad de adminículos externos que monitoreen, contabilicen y/ o marquen el paso.

Quizás,  sea necesario atrapar este momento y detenernos a  pensar si no es mejor hacer un click nosotros y empezar a mirarnos a nosotros mismos.

Lic. Carolina Sujoy

Psicóloga

Coordinadora de Comunidad Mamá Hamaca

Miembro de Psicólogas que acompañan la crianza respetuosa

lic.carolina.sujoy@gmail.com

FullSizeRender (8)

 

Baby monitoring2

Efecto de las ondas de un celular en un mineral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s