Re – lactancia como ese espacio de recuperación de la lactancia…

“Nació prematuro” 

“No tenés suficiente leche”

“Esto con una mamadera se soluciona rápidamente”

“tu leche no lo satisface” 

“Se queda con hambre” 

“no puede ser que no duerma de corrido toda la noche, dale una mamaderita y vas a ver”

“¿Va a tomar teta hasta la colimba?”

“¿Qué edad tiene? ¿Todavía toma teta?”

“¿Lactancia hasta qué edad? Noooo, estás loc@!”

“¿Tu bebé no toma Gaseosa ni leche chocolatada?”

¿Cuántas veces escuchaste alguna frase de estas? 

Pareciera ser que está institucionalizado y naturalizado el  hecho de que los bebés anden por la vida con una mema cargadita de alguna gaseosa cola pero si se trepan de la teta de  mamá y ya pueden caminar, tienen dientes y además comen…. todos desenfundan el dedito acusador, listos para señalar y acompañar todo tipo de opiniones de las más variadas, con tono de juicio y de verdad absoluta.

Señoras y señores de dedito acusador, les tengo malas noticias… 

la única verdad en lo que a la lactancia se refiere, la tiene cada mamá con su bebé y diría más… cada mamá con cada uno de los bebés que tiene, con el acuerdo y aval de su pareja (si es que la hay).

Según la OMS “La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud”

Me detengo aquí.

Buena Información

Apoyo de la familia y del sistema de atención

El 90% de las personas que consultan cuentan con información insuficiente o se atienden con profesionales de la salud, que cuentan con información insuficiente  y esa falta de información, lamentablemente lleva a que las opiniones de los demás, carentes de cualquier  evidencia científica y real, concreta y tangible, rellenen las lagunas y vacíos  y lleven a tambalear el apoyo de la familia pero especialmente el espacio de lactancia de muchas mamás con sus bebés. 

Vamos con otro dato…

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros  seis meses de vida, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.

¿Por qué será que nuestro entorno a veces hace oídos sordos a esto no? 

El otro día una consultante me decía entre lágrimas que hubiera deseado darle la teta a su bebé que ahora tiene 6 meses y que nació prematuro. Desde entonces estamos trabajando conjuntamente la puericultora, ella y yo para que esto sea posible.

Porque sí, es posible relactar. Y si es posible relactar, también es posible lactar en un primer momento. 

Siempre que exista el deseo y que los factores estresantes del entorno lo permitan.

Para que la lactancia materna sea posible hacen falta que se den algunas cuestiones pero fundamentalmente, que estemos rodeados de un entorno cuidado, respetuoso, de profesionales idóneos, respetuosos que nos alienten y motiven a lograr este cometido más allá de los prejuicios y combatiendo las barreras de la desinformación.

En el caso de esta consultante, trabajamos sobre su deseo, sobre su conexión piel con piel con este bebé, sobre la nutrición amorosa más allá del alimento y empezamos a trabajar la inducción.

¿Qué es la inducción?  es un proceso por el cual se estimula a una mamá para que empiece a producir leche ya sea para un bebé adoptado, para una maternidad subrogada, en una pareja de madres o porque por alguna razón médica no se pudo continuar con la lactancia materna en un momento determinado pero se desea retomarlo.

Muchas de estas experiencias son poco conocidas y están en vías de desarrollo sin embargo, cada vez hay más mujeres que se animan a ir por su lactancia o la recuperación de la misma. Adjuntamos un video de que es posible, pero es necesario sí o sí la interconsulta con profesionales serios que puedan sostener y acompañar, asistir y pendular conjuntamente con las madres que buscan lograr y/ o retomar la lactancia. 

Para que la lactancia materna y en aquellos casos necesarios, la inducción prospere son necesarias una serie de condiciones básicas:

  • Que la madre tenga un fuerte deseo de amamantar al niño.
  • Que tenga confianza en sí misma, en su capacidad de producir leche.
  • Que tenga acceso a información y conozca el funcionamiento del proceso.
  • Que no existan patologías de la madre que puedan afectar a la capacidad de producir leche.
  • Que la estimulación del pecho y el pezón sea correcta.
  • Que la madre disponga de un buen sistema de apoyo, que la ayude y refuerce su confianza.

E insistimos con un tema… la duración de cada lactancia con cada hijo, dependerá de lo que esa mamá y ese bebé decidan, no de lo que señale el entorno como norma… porque a esa norma, le pasó como a seguro… que se lo llevaron preso.

Lic. Carolina Sujoy

Psicóloga Perinatal

Coordinadora Comunidad Mamá Hamaca

Miembro de Psicólogas que acompañan la Crianza Respetuosa

Video sobre relactación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s